Todo lo que debes saber

Club de Lectores >> El Mercurio de Valparaíso

Entrevistas Club

Club de Lectores >> El Mercurio de Valparaíso

Entrevistas Club

Club de Lectores >> El Mercurio de Valparaíso

Conversación abierta y similar forma de enfrentar la vida

Admiración mutua y gustos parecidos marcan la relación de William y Rodrigo Manzano, dos ingenieros comerciales que a través de los años se han ido descubriendo y reconociendo no sólo en las similitudes sino que también en la forma en que ven y proyectan la vida, pese a que vivan a distintos tiempos.

Tras dejar el rol de papá protector y formador, William se ha ido transformando en una especie de amigo de sus hijos, lo que lo llena de orgullo y da cuenta de la familia que junto a su esposa han formado.

“Ser papá Es una culminación dentro de nuestra relación de pareja con mi esposa, es poder plasmar en vida el amor que nos tenemos. Además de sentir que todo el legado familiar que uno ha recibido durante toda su vida, podrá continuar y desarrollarse. Ser papá para mi ratifica el sentido de la vida, el poder amar y ser amado en un amor tan diferente y tan fuerte como es el amor que uno siente por sus hijos”.

Respecto de cómo cambia la forma de relacionarse con los años, William comenta que “ahora que los hijos están más grandes uno tiene un rol más cómplice con ellos, conversar más, escuchar sus opiniones, ya los valores que quisimos entregarles en la formación de su vida están entregados, ahora son ellos los que, dentro de su libertad, deben ponerlos en práctica. Sin duda cada etapa de la vida de los hijos es linda, pero en esta etapa ya un poco mayores, uno lo pasa muy bien con ellos”.

Asimismo, para Rodrigo el cambio que trae el crecimiento y la forma de ver a su papá es totalmente positivo. “A medida que he madurado nuestra relación creció con nosotros; pero siempre basándonos en la confianza mutua y el respeto. Nuestro lazo siempre ha sido muy positivo y con el pasar de los años él me ha entregado sus valores y consejos para poder afrontar de mejor manera la vida, y al crecer esto no ha hecho más que consolidarse”.

Pese a que nunca se han impuesto ni pautas ni gustos los tres hijos de la familia Manzano Nuñez siguen los pasos del papá estudiando ingeniería comercial, solo la mujer siguió su vocación para ser docente.

Los rasgos no evidencian la relación entre William y Rodrigo pero si se los mira con detenimiento es posible ver gestos comunes, miradas cómplices y esa particular y hermosa característica que da el sonreír con los ojos.

 

El Padre

William Manzano, gerente de Administración y Finanzas Ficcus

“Cuando supe que iba a ser papá mi reacción fue de felicidad inmensa, todavía joven, uno no dimensiona en su totalidad lo que ello significa, solo hay espacio para la alegría y felicidad de haber sido bendecido con esta posibilidad. Con los otros niños esa reacción mantiene la felicidad, pero la vas madurando y vas incorporando nuevos pensamientos que se relacionan a la responsabilidad de ser padre, pero la alegría y felicidad es total”.

 

“No sé si nos parecemos, eso generalmente te lo dicen la familia o los amigos. Yo no me doy cuenta en el día a día, a veces siento que pensamos o actuamos igual frente a diferentes momentos de la vida, pero eso de que es igual a ti en esto o aquello, yo no alcanzo a percibirlo. Igual me encanta cuando te lo mencionan…. Siempre y cuando sean cosas buenas”.

 

“Siempre converso con mis hijos y les digo que yo no soy su amigo, primero soy su padre, cumplo un rol formador y de respeto, y una vez cumplido eso podemos pasarlo bien y disfrutar la vida juntos, y eso hacemos, pero eso de ser compadres a la par creo que no va conmigo. Igual tenemos una relación muy estrecha y alegre, nos reímos, hacemos deporte y asados, pero yo soy el papá y ellos lo respetan”.

 

“En la casa nunca hemos impuesto gustos ni caminos que recorrer, ellos son libres de decidir lo que quieran y lo que más les guste… aunque tres de mis hijos han seguido mi profesión, pero creo que es porque les gusta, lo veo en sus formas de ser, la más chica va a ser profesora que es su pasión desde hace tiempo. Es muy posible que alguno de ellos siga mis pasos, por mi feliz, pero que sea una decisión de ellos y les guste”.

 

“A futuro solo quiero que sean felices, que sepan valorar las cosas simples de la vida y las disfruten, que encuentren una esposa o esposo con quienes puedan formar una familia y tengan, si Dios quiere, la posibilidad de ser padres. Que mantengan la unión familiar y cultiven siempre la relación con los buenos amigos. ¿Qué más se puede pedir?”

 

 

El Hijo

Rodrigo Manzano, estudiante de Ingeniería Comercial

“La relación con mi papá es lo máximo. Tengo la confianza para hablar de cualquier cosa con él, pedirle consejos, siempre está para ayudarme a resolver algún problema o simplemente hablar de lo que esté en mi mente, y yo sé que él siempre va a estar ahí para mí. Ha sido y siempre será un apoyo fundamental en mi vida y esta relación que llevamos la hemos ido forjando a través de los años, siempre dominando el cariño, el amor y el respeto entre nosotros”.

 

“Si fuera por motivos de confianza, mi papá es mi mejor amigo. Pero la relación que llevamos siempre tiene los límites pertinentes, y el respeto que yo le tengo lo hace una figura más autoritaria, por lo que nuestro trato siempre es de mucha confianza, pero no de amistad. Tenemos momentos y anécdotas memorables, de risas y de juegos, pero el respeto siempre ha estado presente; es nuestro padre y con mis hermanos lo sabemos.

 

“Para definir a mi papá estaría respondiendo esa pregunta todo un día, pero para resumir yo lo describiría como una persona extraordinaria. Es risueño, alegre, optimista, respetuoso, empático y sobre todo incondicional, siempre poniendo a su familia como prioridad, nos ha dado la protección y cariño que cualquiera desearía, así como también las razones para confiar en él y quererlo de la manera que lo hacemos. Estoy muy orgulloso de mi padre y espero que él lo sepa y siempre lo tenga presente”.

 

“Me encantaría seguir los pasos de la vida que lleva. Un matrimonio que se respeta y se ama a concho y sobre todo una familia que lo quiere muchísimo. Estoy estudiando la misma profesión que él pero mis preferencias personales me hacen querer (o al menos eso intentaré en un futuro) tomar caminos distintos en el ámbito empresarial. Me encantaría poder tener el mismo estilo de vida de él pero no necesariamente tomando sus mismos pasos”.

 

“A futuro veo nuestra relación cada vez mejor. A medida que vamos creciendo (lo digo por mis hermanos y yo), tenemos la posibilidad de conocer un poco más a mi papá, y cada vez nos sorprende más de lo buena persona que es. Una persona honrosa que siempre quiere el bien de los demás. Personalmente espero poder seguir conociendo y compartiendo con mi padre, los recuerdos que tengo con él son memorables e imborrables, y espero que esto continúe a futuro”.

Beneficios Relacionados